Esta es una muy buena hora para reirse un rato... que lo disfrutes...

[Mamá de Caperucita Roja]
Ay, por fin apareces. ¿Crees que éstas son horas de llegar?
[Caperucita Roja]
Hace rato que no tienes derecho a preguntarme eso.
[Mamá de Caperucita Roja]
Ah, ¿no? ¿Es que ya he dejado de ser tu madre?
[Caperucita Roja]
Mamá, no tengo ganas de soportar este tipo de escenas.
[Mamá de Caperucita Roja]
Claro, tal vez prefieres otra clase de escenas.
[Caperucita Roja]
¿De qué hablas? Di lo que tengas que decir.
[Mamá de Caperucita Roja]
No hace falta. Todos en el pueblo lo dicen por mi.
[Caperucita Roja]
Madre, soy dueña de mi vida.
[Mamá de Caperucita Roja]
Si, eres dueña de tu vida, y también eres una... una cualquiera.
[Caperucita Roja]
¿Si? Pues esta cualquiera es la que trae el dinero a casa.
[Mamá de Caperucita Roja]
Está bien. No sigamos con esto. ¿Sabes lo de la abuela?
[Caperucita Roja]
¿Que sucede? ¿Ha muerto por fin?
[Mamá de Caperucita Roja]
¡No seas cruel! Está enferma. Es necesario llevarle medicamentos y comida. Bien sabes que yo no puedo ir hasta su casa.
[Caperucita Roja]
Oh, no madre, no iré. Esa zona es espantosa. Ese bosque es siniestro.
[Mamá de Caperucita Roja]
Debes ir hija mía.
[Caperucita Roja]
Está bien, iré. Pero será la última vez.
[Mamá de Caperucita Roja]
Aquí está la canasta.
[Caperucita Roja]
¿Y qué contiene?
[Mamá de Caperucita Roja]
Bueno, la canasta contiene...
[Locutor]
Dos paquetes de café "La Ramerita", en fin, como su imagen.
[Mamá de Caperucita Roja]
Y además...
[Locutor]
Un tubo de crema dental "Talión". "Talión" limpia sus dientes uno por uno.
[Mamá de Caperucita Roja]
Pero eso no es todo. También he puesto...
[Locutor]
Una lata de garbanzos "El Pampero". "El Pampero", para saborearlos mientras uno es soltero.
[Mamá de Caperucita Roja]
Tu conoces hija el problema de tu abuela. Por eso es que le mando...
[Locutor]
Una caja de supositorios "Angulo". Unicos con sabor a chocolate.
[Caperucita Roja]
Oh, está bien, mamá, está bien. Dame la canasta. La llevaré.
[Mamá de Caperucita Roja]
Algo más. Ten cuidado con el lobo, Caperucita.
[Relator]
"La Venganza Será Terrible" en su espacio de radiocine presenta: "El capuchón encarnado". Ranelagh. 1967. Es esta una región inhóspita y sombría. La población de campesinos y leñadores vive sumida en el terror. El bosque cercano es un refugio de peligrosos malhechores, horrorosas criaturas, sombras tenebrosas, monstruos insospechados, y lo peor, el bosque es la morada de... El Lobo. Aque- lla noche, en la posada "Misiones", un grupo de lugareños se embrutecía bebien- do licor. {Sonido de murmullo}
[Lugareño]
¿Que tal, Perrot? ¿Que estás haciendo?
[Perrot]
Ya lo ves. Embruteciéndome con licor.
[Pedro]
Bueno amigos, beban rápido. Esta es la última vuelta. Voy a cerrar temprano esta noche. Dicen que el lobo anda por aquí.
[Perrot]
Oh, el lobo, el lobo. Parecen un montón de gallinas. No sé que temen de ese espantajo.
[Lugareño]
Yo temo que me coma.
[Pedro]
En el último mes se ha comido tres clientes.
[Perrot]
Ah, pues me gustaría enfrentarme con él. En un par de minutos le enseñaría a traerme el diario y mover la cola.
[Pedro]
Cuidado amigos, cuidado. Viene el lobo.
[Perrot]
No será otra de tus bromas, Pedro.
[Pedro]
Lo juro por mis ovejas, esta vez es verdad.
[Cantan los lugareños]
Lobo
Lobo
Guarda que viene el lobo
Y habrá de saberse que es feroz
Y muy astuto y acostumbra a devorar
A los demás
Lobo
Lobo
Nos va comer el lobo
Y ahora rajen todos porque viene
Viene
Ya
{Sonido de puerta que se abre}
[El Lobo]
Buenas noches, cantinero. Sírvame un whisky.
[Perrot]
Hey, usted, amigo. Que ojos tan grandes tiene.
[El Lobo]
Si, para verlo mejor.
[Perrot]
Mmmh, y que manos tan grandes tiene. Hey, a usted le hablo. ¿Que no me oye? Sin embargo tiene unas orejas muy grandes.
[El Lobo]
Oiga, amigo, no quiero peleas. Solo he venido a beber mi whisky. Déjeme en paz.
[Perrot]
Me parece que usted tiene miedo, amigo. Y su miedo es tan grande como su nariz. Me pregunto para qué tendrá una nariz tan grande.
[El Lobo]
Pues para olerlo mejor. Y no me gusta lo que huelo.
[Perrot]
Oh, ¿así que no le gusta? ¡Pues mejor haría en cerrar su bocaza! A propósito, ¡qué bocaza tan grande tiene usted! {Sonido de risas de los clientes de la posada}
[Perrot riéndose]
Me pregunto para qué tendrá una boca tan grande. {Sonido de risas de los clientes de la posada}
[El Lobo]
Pues para comérmelo mejor, ¡imbécil! {Sonido del Lobo comiéndose a Perrot}
[Pedro]
Oh, Dios, se lo está comiendo entero.
[El Lobo]
¿Es que alguno de ustedes quiere servirme como postre?
[Pedro]
Oh, no, señor Lobo. Ya le traigo su whisky.
[El Lobo]
Suspenda el whisky, amigo. Traigame mejor algún digestivo. Este borracho me ha caído mal.
[Locutor]
¿Digestiones lentas? ¿Acidés estomacal? Sal de frutas "Beeerrp", y buen prove cho.
[El Lobo]
Sabe, amigo, ya estoy harto. Cada día debo comerme cuatro o cinco de estos sujetos. Mi estómago está hecho cisco. Y mi corazón también. Oiga cantinero, ¿nunca le conté lo que me pasó con una novia?
[Pedro]
Me gustaría saber de qué se trata.
[El Lobo]
Ya lo sabe, son esa clase de chicas que le ponen a uno apodos infamantes, que le presentan a sus familiares y dejan que uno las manosee un poco en los zaguanes.
[Pedro]
Bueno, bien, bien, pero hábleme de su novia.
[El Lobo]
Ahh, Virginia. Era una verdadera loba. Nunca volveré a tener una mujer como ella. Nos amábamos tanto.
[Pedro]
¿Y qué sucedió?
[El Lobo]
Bueno, fue una noche de invierno. El invierno es muy duro aquí, amigo. La tomé entre mis brazos, era tan linda, era tan dulce, era tan tierna, era tan fragante, era tan sabrosa, no pude resistirme.
[Pedro]
Entiendo, la hizo suya.
[El Lobo]
No, me la comí. Estaba riquísima. Pero estoy arrepentido. Me falta el amor.
[Pedro]
¿Y no probó con otra?
[El Lobo]
No, en esta región no hay mujeres bellas.
[Pedro]
No crea, amigo. La hija de los Rojas es una muchacha muy atractiva. Y muy ardiente, ¿verdad muchachos?
[Lugareños]
Si.
[El Lobo]
Bien, ahora debo irme. Disculpe si no le pago.
[Pedro]
No, no, está bien. ¿Desea algo más?
[El Lobo]
Si, devuélvame uno o dos parroquianos para el desayuno.
[Relator]
El Lobo echó a andar por el bosque en dirección a su madriguera. Pero otra sombra atravesaba la espesura. Era Caperucita, escuchaba a su paso el aullido de los animales.
[Lugareños]
¡Potra! ¡Yegua! ¡Diosa! {Y demás barbaridades}
[Relator]
Era la muchacha más hermosa de la región. Sus cabellos eran suaves y renegridos.
[Locutor]
Peluquería "El Renegrido", abierta las veinticuatro horas, también atendemos por el zaguán.
[Relator]
Su boca era perfecta.
[Locutor]
¿Boca perfecta? Dentaduras postizas "El Tarascón", nuevas y usadas.
[Relator]
Sus ojos eran dos luceros.
[Locutor]
Señor Mirola, si su ojo de vidrio está cachuzo, óptica "Lucero" se lo cambia en el acto, y no le sale un ojo de la cara.
[Relator]
Caminaba tentadora a la luz de la luna, balanceando sus caderas.
[Locutor]
Pan dulce "Morete", para chuparse los dedos.
[Relator]
Hasta que en un claro del bosque sucedió lo inevitable. La bella y la bestia se encontraron.
[Caperucita Roja]

Perdón, señor, ¿voy bien para la granja del molino? Me temo que he perdido el camino.
[El Lobo]
Yo también, le aseguro. Hace muchos años que perdí el camino, pero no me importa, como no voy a ninguna parte no corro el riesgo de extraviarme.
[Caperucita Roja]
Oh, que cosas tan grandes dice usted.
[El Lobo]
Para impresionarla mejor. Voy a presentarme. Yo soy... El Lobo.
[Caperucita Roja]
¿Supone que voy a gritar?
[El Lobo]
Hágalo si quiere. No me molesta.
[Caperucita Roja]
Descuide, no me asusto tan fácilmente.
[El Lobo]
Caminemos entonces.
[Caperucita Roja]
¿Por qué no? Es una hermosa noche y un hermoso bosque.
[El Lobo]
Y una hermosa... mujer.
[Relator]
El Lobo y Caperucita se tomaron de la mano y se internaron en la espesura.

Mamá de Caperucita Roja/Abuela de Caperucita Roja: Ana Naon
Caperucita Roja: Sonia Rolón
Locutor/Leñador: Jorge Formento
Relator/Lugareño: Guillermo Stronatti
Pedro: Gabriel Rolón
Perrot/Hansel: Jorge Dorio
El Lobo: Alejandro Dolina

La venganza será terrible